Noticias

Por iniciativa de la Federación Mundial de Neurología, cada 22 de julio se celebra el Día Mundial del Cerebro con el objetivo de difundir la importancia de la salud cerebral e informar acerca de la prevención y el tratamiento de las afecciones cerebrales más frecuentes. Entre ellas: la migraña; las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el mal de Parkinson; los trastornos mentales como la esquizofrenia o la depresión; las enfermedades infecciosas como la meningitis; y las alteraciones congénitas como el Síndrome de Down. 

El cerebro representa aproximadamente un 2% del peso corporal y alcanza su máximo desarrollo al cumplir los 25 años de edad. Para funcionar, este órgano utiliza un 20% de la energía y del oxígeno que consume el organismo y un 25% del colesterol bueno, por lo que la falta de cualquiera de estos nutrientes provocaría graves alteraciones en su funcionamiento.

Responsable del control de todas las funciones del organismo, el cerebro está dividido en 2 hemisferios, cada uno de ellos especializado en el control de ciertos tipos de conductas y labores. Mientras el hemisferio izquierdo se asocia al análisis, la lógica, las matemáticas y el lenguaje, el lado derecho es el encargado de la creatividad, la intuición, los sentimientos, la imaginación y las artes.

Para conservar a este órgano saludable y favorecer la actividad cognitiva es importante tener hábitos como practicar ejercicio aeróbico de manera regular y mantenerse activo social e intelectualmente. Es esencial mantener estimulada la mente con actividades que supongan pequeños retos, tales como la lectura, los juegos de mesa y todo aquello que implique aprender y adquirir nuevos conocimientos.

Por otro lado, es fundamental llevar una dieta equilibrada que incluya vegetales, frutas, huevos, cereales y pescados ricos en ácidos grasos Omega 3, como el salmón o las sardinas. Además, conviene evitar en la medida de lo posible la sal, las grasas de origen animal, el azúcar y los alimentos precocinados.