Noticias

Los pacientes recuperados de COVID-19 poseen anticuerpos en el plasma (la parte líquida) de su sangre que podrían beneficiar a quienes aún están cursando la enfermedad. Los anticuerpos son proteínas que pueden ayudar a combatir la infección. Y aunque aún se está investigando el plasma convaleciente como un tratamiento del COVID-19, diversos estudios sugieren que podría ayudar a algunos pacientes a recuperarse de la enfermedad y evitar su avance hacia cuadros más graves.  

Para evaluar la seguridad y eficacia de este tratamiento, el Ministerio de Salud de la Nación ha lanzado un Ensayo Clínico Nacional que busca evaluar los riesgos y beneficios del mismo. Quienes se hayan recuperado de COVID-19 pueden ingresar al ensayo de forma voluntaria y solidaria, siempre y cuando hayan pasado 14 días desde su recuperación y cuenten con una prueba negativa para la enfermedad. 

La donación se realiza a través de un procedimiento con un equipo de plasmaféresis que extrae unos mililitros de plasma, exceptuando los demás componentes de la sangre (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas) que se devuelven al paciente sin el plasma en el mismo momento. Además, se realiza una entrevista, un examen clínico y pruebas de laboratorio para asegurar la salud del donante y la del receptor anónimo. En total, el proceso demora cerca de 60 minutos. 

Otros requisitos que deben cumplir los donantes son: 

  • No haber recibido transfusiones previas
  • No tener antecedentes gestacionales o abortos 
  • Tener entre 16 y 65 años
  • Pesar más de 50 kilos
  • No cursar un embarazo
  • No haberse realizado cirugías, tatuajes o piercings en los últimos 12 meses

Además, los donantes deberán firmar un Consentimiento Informado específico que explicita que su donación será utilizada para pacientes que ingresen en el Ensayo Clínico Nacional.