Noticias

La cuarentena ocasionada por la pandemia de Covid-19 ha modificado la forma de trabajar para muchas empresas y sus empleados. Y aunque la modalidad de trabajo remoto tiene muchos beneficios, también puede acarrear algunos problemas de salud que es mejor prevenir. A continuación repasamos la mejor manera de lograrlo.

Síndrome de Burnout: el agotamiento mental excesivo o burnout se potenció durante la pandemia. Este síndrome es resultado del estrés laboral, el exceso de horas de trabajo, los problemas de ansiedad y la dificultad para conciliar las tareas laborales con las de la vida cotidiana (cuidar del hogar o de los hijos, entre otras). Para prevenirlo, los expertos aconsejan no responder mensajes fuera del horario laboral, organizar rutinas y designar horarios exclusivos para diferentes tareas. También es importante alejarse de los dispositivos digitales después del horario laboral, eligiendo actividades sin pantallas, como leer, ejercitarse al aire libre o cocinar.

Fatiga visual: el uso constante de pantallas de computadoras, smartphones y/o tablets puede incrementar los síntomas de fatiga visual en los trabajadores remotos. Los más comunes incluyen: ojos secos, visión borrosa o doble y sensación de fatiga en los ojos.
Para prevenirlos, los especialistas recomiendan hacer pausas y descansar de los dispositivos digitales durante la jornada laboral. También se pueden usar lágrimas artificiales para contrarrestar la sequedad ocular.

Dolores musculoesqueléticos: al trabajar desde casa es frecuente que más de la mitad del día transcurra sentado frente a la computadora. Esto puede generar dolores articulares y musculares en el cuello, la espalda, los hombros y las manos. Los expertos recomiendan sentarse con la columna derecha y la cabeza en el mismo eje de la columna, evitando que se vaya hacia adelante. Además, advierten que es importante no sentarse en el extremo de la silla y apoyar ambas plantas de los pies en el piso, sin cruzar las piernas. Por otro lado, es necesario que la parte superior de la pantalla de la computadora quede a la altura de los ojos y a unos 40 centímetros de distancia.

Por último, los expertos sugieren que la mejor forma de evitar esta clase de molestias es crear pausas cada 45 minutos para ponerse de pie, estirar los músculos y darle descanso a la vista durante al menos 5 minutos. Además, aconsejan no abusar de la calefacción o el aire acondicionado, e intentar buscar un lugar de la casa que tenga luz natural para hacer más llevadera la jornada.