Noticias

De acuerdo a estudios científicos respaldados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), dejar de fumar permitiría aumentar entre tres y diez años la expectativa de vida. Esta diferencia en la cantidad de años está determinada por la edad en que se abandona el cigarrillo. Por lo que, aunque lo más recomendable es no adquirir nunca este hábito perjudicial para la salud, mientras más joven se abandone, mayores serán los beneficios.

La evidencia de estas investigaciones, que incluyó a más de 169.500 participantes en períodos de hasta 6 años, reveló que si una persona que fuma tabaco lo deja a los 30 años de edad, ganará casi 10 años de esperanza de vida. En tanto, si lo abandona a los 40 años de edad, su esperanza de vida aumentará 9 años. En el caso de los fumadores de más de 50 años, la ganancia es de 6 años de esperanza de vida. Mientras que pasados los 60 años de edad, se ganan tres años.

Pero además, los beneficios de dejar de fumar son casi inmediatos. En solo 20 minutos de abandonar el cigarrillo, el ritmo cardíaco desciende. En 12 horas, el nivel de monóxido de carbono en la sangre se normaliza. Entre dos y 12 semanas, la circulación mejora y la función pulmonar aumenta. Y en un plazo de uno a nueve meses, la tos y la dificultad para respirar disminuyen.

Mientras que a largo plazo, abandonar este hábito reduce el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV), disminuye la tasa de mortalidad por cáncer de pulmón y el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca. Como si fuera poco, los expertos recuerdan que además de aumentar la expectativa de vida, dejar de fumar disminuye la probabilidad de sufrir impotencia en los hombres y de tener dificultades para quedar embarazada, padecer partos prematuros o abortos espontáneos en las mujeres.